domingo, 20 de marzo de 2016

Las fallas y la llegada de la primavera.


Falla de Convento Jerusalen -Matematico Marzal.
Fotografía: J. Luis Vila


En estos días pasados las calles de Valencia han sido tomadas por innumerables fallas, donde se muestran sátiras a políticos, famosos y otros individuos. Esos monumentos son la labor de un año entero de trabajo por parte de los artistas falleros… para luego que sean quemados en la Nit de la Cremà , donde la ciudad de Valencia arde con emoción, dando por concluida la semana fallera.
Pero seguramente muchos de vosotros callejeros os preguntareis el porqué de dicha tradición.   
Los historiadores no han podido datar con exactitud cuándo comenzó a surgir estas fiestas, aunque la documentación más antigua que se encontró hablando de las Fallas data del siglo XVIII y se trata de una prohibición sobre quemar fallas en callejones estrechos, obligándolas a colocarlas en grandes plazas.

Realmente el origen de las fallas no está del todo claro y generalizado, ya que algunos comentan que cuando la llegada de la Primavera y el equinoccio, había la superstición de limpiar los talleres, y los carpinteros recogían todos los trozos de madera inservibles que tenían en sus locales y los quemaban en la calle, siguiendo una tradición pagana, y con el tiempo a esa pequeña reunión de maderos, se le fueron añadiendo objetos de diferente índole, hasta que comenzaron a poner una especie de espantapájaros o muñeco realizado con trapos satirizando al vecino, y con el tiempo esta costumbre se fue evolucionando hasta nuestros días.  Como canta la típica canción fallera:

Creua el carrer la xicalla
replegant es trastos pa la falla,
i manté la tradició
d´esta canço...

Hi ha una estoreta velleta
per a la falla de Sant Josep,
del tio Pep ?

/////////
(Traducción al castellano)
Cruza la calle la chiquellería
recogiendo los trastos para la falla
y mantiene la tradición
de esta canción.
¿Hay una esterilla viejecilla
para la falla de San José,
del tío Pepe?
///////////



           

Otra de las hipótesis que también se baraja es que desde al Antigüedad, en muchos lugares de Europa y Asia, se celebran las llegadas de los equinoccios con el encendiendo grandes hogueras. Siendo estas costumbres heredades de pueblos tan antiguos como los celtas, llegando a nuestra época.
La iglesia como no pudo eliminar estas costumbres pagana, decidió adaptarlas a sus festividades religiosas, por esta razón las hogueras el solsticio de verano, se relacionaron con San Juan y las del equinoccio de la Primavera con San José. Por eso se piensa que es un tradición antigua de procedencia de la Valencia musulmana, y que a la llegada del cristianismo a nuestras tierras fue evolucionando, juntándolo con la tradición de los carpinteros que hemos hablado antes.

Pero ninguno de los dos casos, ha sido demostrado por la Historia, solamente es una serie de sabiduría popular que pasa de generación en generación.